miércoles, 27 de julio de 2011

INLE, Uno de los Orishas mayores del Panteón Yoruba, Patrón de los médicos y peces, dueño del rio.

Es la deidad de la economía extractiva, en particular de la pesca y la recolección. Representa, así mismo, el paso de la sociedad cazadora-recolectora y nómada hacia la sociedad agrícola-industrial y sedentaria. Es el Orisha de la abundancia, el curandero: el médico divino.
Simboliza las cosas móviles, variables, la hospitalidad, la bebida, el vicio, el disimulo, los engaños, las perdida de la reputación, los hospitales, las cárceles, las casas de reposo, los asilos, las instituciones piadosas, los dispensarios, las sociedades protectoras de animales, las traiciones, los suicidios, las dependencias, el escapismo, los trabajos aislados, las ciencias ocultas, las maniobras sediciosas, el espionaje, el camuflaje; la hipocresía, el martirio, el sacrificio, el servicio y el inconsciente colectivo.
Sus hijos son intuitivos, compasivos, místicos, humildes, adaptables, sensitivos, inspiradores, sacrificados, receptivos, imaginativos, generosos, sentimentales, bohemios, caritativos, amables, idealistas, bien intencionados, visionarios, tradicionalistas y piadosos.
Pero si en están mal aspectados, llegan a ser despreciativos, confusos, pesimistas, victimas, indolentes, inseguros, tímidos, desordenados, frívolos, indecisos, impresionables, simuladores, esquizofrénicos, viciosos, dependientes, hipersensibles, faltos de coraje, e hipócritas.
El culto a Erinle nace en el Odú Okánrán Ogbé. Este culto se centra alrededor del culto Erinle, afluente del Osún, que cruza la ciudad de Ilobúbú, localizada al sur de Nigeria Occidental, a escasos kilómetros de Osogbo.
Ubicada en una sabana y poblada totalmente por Yorubas, Llobúú es centro de comercio para la venta de ñame, maíz, yuca, aceite de corojo, calabaza (auyama), frijol y quimbombó. Además, es principal productor de obú, una tiza (efún) como comestible que se emplea como condimento básico de las comidas; y del aró-ábáje, colorante comestible azul que se emplea en la elaboración del Ekarú aró.
Muchos investigadores señalan que Inle es hijo de Ainá, sin embargo, otros lo consideran como hijo mítico de Yemayá y Olókun.
Es un Orisha cazador, pescador y medico curandero, debido a su gran conocimiento del bosque y de la flora. Domino antes que Osain el poder de la botánica. Los sacerdotes de Inle llevan consigo un cayado (bastón u ósun) semejante al que cargan los sacerdotes de Osain y los de Ifa. Debido a la importancia que tienen como curanderos medicinales.
Hay muchas variantes del hombre por el cual se conoce a Inle. En la tierra egbado y en Llobúú se conoce como Inle; en Okuku, Enlé; en Cuba y trinidad, Inlé o Erinlé Ajaja ( Ajaja es un titulo honorifico que significa “el que come cachorros”o”el que es feroz”). En Brasil, es conocido con el nombre de Inle o de Ochosi  Ibualama. El nombre Erinle significa elefante (erín) en la tierra (Inlé) o tierra de elefantes.
Erinle es considerado por algunos como una divinidad hermafrodita, sin embargo, en tierra yorubas es adorado como una divinidad masculina. Muchos estudios lo señalan como el aspecto masculino de Yemaya (Mayelewo). Lo que sí es consenso es que Erinle vive en el bosque con sus hermanos Osáin, Oggún, y Ochósi, en los campos con Oricha Oko, y en las aguas con Yemaya, Otin y Osun; pero su residencia verdadera es el punto de donde el rio desemboca en el mar, allí donde se mezclan las aguas dulces y saladas.
Hoy en día, en Cuba y en el resto de la diáspora, se entrega una versión muy restringida del mismo, ya que se da sin los agboranes, sin su osún y sin sus otros secretos, variando mucho en las diferentes ramas que conforman el complejo universo yoruba, tanto en sus Achéses, como en la amplia gama de los Elekes (collares) existentes. La sopera o receptáculo del fundamento de Erinle es de color azul. En ella se encuentran los Otanes consagrados, en orden de siete, junto a los tributos de este orisha.
En algunas casas esta sopera se tapa con un plato que haga juego con la misma y encima de ella se coloca el receptáculo de Abátán, su hermano-hermana-esposa. En otras, el fundamento de este Orisha vive en una sopera aparte. Es importante señalar que anteriormente, en el cuello de la tinaja se colocaba una cadena de la cual pendían siete anzuelo, siete pescador y siete serpientes, dicha cadena se consagraba con un gallo y una jinea blancos y representaba al Oricha Adámu, una enorme serpiente azul celeste con manchas doradas y negras, que tenía dos cuernos y que era la que cuidaba la entrada de la tierra Egbado, y que tenía un pacto con Oshumaré para cuidar a Erinle y a toda su familia.
Es atraves de estas leyendas, donde nos aproximamos al sincretismo de este Orisha con el arcángel Rafael.
San Rafael Arcángel representa, en la metafísica, al oriente, donde nace la luz; al espíritu de la bondad. Es el patrono de los médicos y farmaceutas. Al igual que este santo, Erinle es un Orisha donde se encuentran la luz divina y la bondad. Erinle nunca le hizo daño a nadie durante su etapa terrenal y gracias a su profundo conocimiento de la botánica y su aplicación en el campo de la medicina y de la farmacopea, es también el patrono de las mismas y de los que ejercen este oficio. Por esta razón, muchos creyentes reciben a Erinle como paliativo en la cura de ciertas enfermedades.
ATRIBUTOS DEL ORISHA.
Tres pescados de metal, tres anzuelos; una serpiente de metal; siete monedas de plata, una mano de caracoles; una cadena con siete serpientes, siete pescados y siete anzuelos; siete conchas de nácar; piedras semipreciosas; dos aros y unas especie de tridente en donde cuelgan unas flechas y un pescado y en el que se enroscan dos serpientes en la parte central. Abátan tiene como tributo un arco, una flecha y conchas marinas.
ELEKES O COLLARES DE ORISHA.
Los hay de cuentas verdes oscuro o vitral, combinadas con cuentas azul indigo y corales.
Anteriormente existían unas cuentas jaspeadas (verdes agua con rayas amarillas) que llamaban”cuentas de Inle” hoy en día, la misma es muy difícil de encontrar, las variantes dependen de la casa de donde se rige el Inle aunque se está recibiendo. Cuando la persona es Omó de Erinle, lleva un collar de mazo que en el culto yoruba cubano se conoce como Osha Iñafa y que está confeccionado de la siguiente manera: un tramo de cuentas jabón mas una gloria jabón más un tramo de cuentas azul vitral mas una gloria azabache mas una gloria coral más un tramo de cuentas verde agua con rayas amarillas mas una gloria ver mas una gloria amarilla, un tramo de cuentas verde cristal mas una gloria verde botella, volviendo a comenzar con el tramo de cuentas jabón hasta alcanzar el largo deseado. Este collar de mazo se emplea para adornar a Erinle y para usarlo en el sodorisha del mismo.
ANIMALES QUE SE LE SACRIFICAN.
Pargo, carnero blanco, gallo blanco, palomas blancas y jinea blanca.
ADDIMU U OFRENDAS QUE SE LE HACEN.
Frijoles colorados, pargo en salsa verde cuajado con galleta molida, bola de calabaza, bola de ñame, dulce de almendras, ekó, guayabas, higos, mazapán, boniato (batata), dulces finos de pastelería, quesillo de almendras, tortas borrachas, berros, mandarinas, naranjas dulces, lechuga y vino dulce.
SIGNOS EN LOS CUALES SE MANIFIESTA EL ORISHA.
1-7, 1-8, 1-10, 4-8, 5-7, 7-5, 8-5, 10-3, 10-15, 12-9, 14-4, 15-3.
FESTIVIDADES DE ERINLÉ.
A finales del siglo XIX, en la Habana Cuba, en el día de San Rafael Arcángel 24 de Octubre, La sociedad de Socorro mutuo San Rafael Arcángel, luego de haber hecho ceremonias y ofrendas a Erinle en la desembocadura del rio en el mar, hacían una procesión con la imagen del arcángel hasta la iglesia del “Santo Ángel Custodio” dicha procesión estaba acompañada por un tambor Batá y los representantes llevaban guisnaldas y farolas en forma de pez, repartiendo dulce a los niños que se encontraban al paso de dicha procesión. Cuando llegaban a la plazoleta de la entrada de la iglesia, recibían la bendición del sacerdote y entraban todos a escuchar lo que se llamaba misa de Ángeles. A la salida, las mujeres ponían unas tarimas donde vendían granjerías, toryillas de las más variadas preparaciones, sheketé, frituras , chicharrones y comidas africanas como el ekrú aró, la akará, el olelé y el adalú. Finalizaban al caer la tarde con la quema de grandes pescados rellenos de fuegos artificiales que hacían las delicias de adultos y niños, tales festividades fueron decayendo hasta que en 1908 se celebro la última de ellas ya que no habían miembros que formaran dicha sociedad
Má Viviana Inlé y si ahijada “La Zumbao” fueron las principales promotoras junto al famoso babalawo Kaindé y Ñá Rosalia Gramosa, Efunshé Atikeké, omó Yewá y princesa de nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada