miércoles, 4 de mayo de 2011

EL NEGRO FELIPE.

Photobucket
En la trilogía conocida como las Tres Potencias, el Negro Felipe comparte con la reina María Lionza y el Indio Guaicaipuro el sitial principal que los hace ejes del culto. Mucho se ha escrito sobre María Lionza, se han publicado estudios hechos bajo el punto de vista histórico y esotérico, en cuanto al Indio Guaicaipuro han sido muchos los que de acuerdo a sus investigaciones han escrito sobre este héroe defensor de la raza llamada India por el Español creyendo haber pisado tierra Hindú y no un nuevo continente. Todos nos acostumbramos a llamarlo indio desde el norte hasta el sur. También nos acostumbramos a llamar a la piel oscura el Negro y hoy por hoy es una palabra dichas más por afecto que por discriminación.
Así tenemos en el culto a María Lionza ese espíritu llamado el Negro Felipe; grosero, bonachón, borracho y mujeriego pero de gran fuerza y venerado por miles de Venezolanos, es curioso ver como los fieles le juegan bromas cuando este le baja a un médium o espiritista del culto, son risas surgidas ante las respuestas u ocurrencias de esta Entidad Espiritual.
Un tanto descuidado en su presencia  y con un bailoteo que apenas lo mantiene en pie, pide un trago de ron, un tabaco que fumar, no le gusta que lo mojen, detesta el agua, y no quiere indio alguno cercano cuando él está trabajando, le gusta tener ahijados y ya son muchos los que lo tienen como padrino.
No es fácil encontrar información histórica sobre el Negro Felipe, sólo lo que su espíritu manifiesta, lo que algunos testimonios de personas pueden suministrar y lo poco que puede estar escrito en los tratados del Culto a María Lionza, Muchos lo han confundido con el Negro Primero, héroe de nuestra independencia, la gente lo ha asimilado de esa manera por ser ambos negros y por su forma de vestir, pero son distintos y así lo veremos.
El Negro Felipe nació en Blutuki, Nigeria el 13 de Abril de 1513, su nombre en africano fue Yacú, su padre se llamaba igual que él. Yacú padre fue un hombre respetado, gobernaba a muchos negros, le gustaba las mujeres fuertes como él. Su madre se llamaba Ailée una mujer humilde, pero muy fuerte, curandera, partera y con facultades para trabajar con espíritus. El Negro Felipe tuvo dos hermanos siendo Felipe el menor entre ellos, ellos fueron un varón llamado Elio, que fue un aventurero y otro llamado Sau que fue muy mujeriego. De acuerdo a las costumbres el muchacho de 14 años tenía que haber aprendido a desenvolverse en la vida, incluyendo su relación con mujeres, a esa edad el padre lanzó al Negro Felipe al mundo. Ellos pertenecieron a una comunidad africana llamada Saila Ova, eran campesinos, ellos creían en un Dios el cual llamaban Jara, él no conoció a nadie de la comunidad Yoruba, esta comunidad estaba en otras tierras apartadas de ellos.
Cuando los españoles llegan a Africa, usan la pólvora en sus armas, la cual era desconocida por el africano, lo confundieron con el rayo, con las tempestades y hasta llegaron a pensar que era obra de Dios. Con 14 años ayudó a su padre a esconder a muchos negros detrás de unas piedras que formaban una muralla, el Negro Felipe escapó en muchas oportunidades de ser atrapado, pero llegó el día en que el español lo tomó como esclavo y lo montaron en un barco. Las tareas asignadas en el barco dependían de las condiciones físicas de cada esclavo, más de siete meses estuvo navegando y vio muchos lanzados al mar y morir así en la travesía. Lo llevan a Bética hoy conocida como Sevilla, allí se quedaron unos cuantos esclavos y luego pasaron a Francia donde escogieron a otros. El Portugués también estaba en el negocio de los esclavos, pero los quería para trabajar y le gustaba la mujer negra, en cambio el español martirizaba al negro, lo quería para buscar fortuna, quería riqueza. Los españoles no se quedaron en Africa porque las tierras no le servían, adicionalmente el mito de América constituía un gran atractivo. Los españoles no acostumbraban llamar al negro por su nombre, por eso a él lo llamaron Felipe.
Los españoles pretendía que los negros lucharan contra los indios, estos se resistían y en muchas ocasiones el indio logro la liberación del negro, no hablaban el mismo idioma pero se podían comunicar mediante los tambores, de ahí hasta nuestros días es que todos: Santeros, Paleros y espiritistas del culto a María Lionza usan el tambor.
En aquel entonces los sonidos de los tambores comunicaban la preparación para la guerra y para las ceremonias de paz.
De Puerto Rico entra el Negro Felipe por Coro a Venezuela, que eran tierras calientes que se parecían a las de Africa. Llegó con el Negro Miguel, por lo tanto para poder continuar con este relato sobre el Negro Felipe tenemos necesariamente que remitirnos al Negro Miguel y su historia.
En el año 1533 comienza el auge en cuanto a las minas de Buria, es en esta región donde surge la primera rebelión de negros en la historia de Venezuela, este movimiento es liderado por el Negro Miguel. Es durante el gobierno de Juan de Villegas Maldonado, a mediados del siglo XVI, cuando se intensifica la necesidad de adquirir mano de obra esclava, tras el descubrimiento por parte de Damián de Barrio de una importante veta de oro en las márgenes del rio Buria, cerca de la ciudad Nueva Segovia de Barquisimeto, fundada en 1552 por Villegas. El descubrimiento de estas minas causó una gran conmoción en la población de la ciudad de El Tocuyo (fundada en 1545), pues revivió el mito del antiguo y enigmático Dorado. En tal sentido, muchos vecinos motivados por la posibilidad de enriquecerse, organizaron y llevaron a sus esclavos, mineros y agricultores, hacia la nueva veta. Finalizando el año 1552 son trasladados a la ciudad de Nueva Segovia de Barquisimeto, son ochenta los esclavos negros destinados al trabajo en las minas. Así surgió él (Real de Minas de San Felipe de Buria), este lugar quedaba muy cerca de Nirgua en el Estado Yaracuy, zona muy cercana a la hoy denominada Montaña de María Lionza cuya entrada principal es por Chivacoa población de ese mismo  Estado.
Dentro del grupo de los 80 esclavos figuraba el Negro Miguel, en los registros de la historia aparece una importante nota de los investigadores Pedro Eeim y Oviedo del año 1552 que señalaba la rebelión de un esclavo llamado “El Negro Miguel”. Este emigro de Puerto Rico y no estaba conforme con el trato que le daban los españoles y decidió aislarse y no tuvo otra alternativa que salir de la Minas en Nirgua e internarse en las montañas y lo hizo al lado de la Fila de Enjaima, montañas donde nadie se atrevía a penetrar por temor a perderse o nadie lo iba a buscar por el respeto y el misterio de la leyenda de Sorte de San Pedro y que los indios le decían Quiballo, lugar que aún existe y donde está el Altar Mayor de la Reina María Lionza, lugar de gran afluencia de creyentes y visitantes. El Negro Miguel fundó en ese sitio un pequeño reino, nombrando Reina a su esposa Guiomar. El Negro Miguel era conocido por sacar zombis, recordemos que los cazadores de esclavos no entendían medida ni jerarquía local para capturar en estas correrías a príncipes y princesas de las diferentes comunidades africanas y de los cuales bien pudo haberse colado el Negro Miguel, de quien cabe la posibilidad por el solo hecho de rebelarse y para quien debía ser normal y legitimo titularse Rey y conseguir seguidores, mas aun siendo conocedor de ritos y prácticas del vudú. Este nombró reina a su esposa Guiomar pero es fácil entender que tenía más probabilidad de darse a conocer su mujer por el empuje de la presencia invisible de María Lionza que por allí rondaba, y así fue. La Reina Guiomar era bondadosa y trató de imitar a la hija del cacique Yaracuy, llegó a ser querida y aceptada por una buena parte de la población indígena que no tenía la guía original y necesitaban algún indicio de María Lionza y hasta la posibilidad de poderla encontrar.
Además que pensaba que si la hija del Cacique no la aceptaba de alguna manera la desaparecería de esas montañas. Pero nada sucedió a excepción de que la gente hablaba de la Reina y la idea s extendió obviando nombres aún en las poblaciones vecinas y en el tiempo se ubico como la Reina de las montañas a María Lionza, de las montañas de Sorte como finalmente quedo, siendo entonces Quiballo en la montaña del Estado Yaracuy el primer lugar donde se practico un ritual de esa naturaleza. Allí usaron tabacos, perfumes de plantas, alumbrado de cera y resinas, usaban bebidas espirituosas y sonidos de tambores. El ritual no tuvo nombre y la misma Guiomar lo originó cuando invocaba la venerada presencia espiritual de María Lionza para que iluminara sus caminos, lo que le daba fuerza debido a la adoración que por esta India legendaria sentían. Guiomar construyo así este culto siendo la primera sacerdotisa.
El Negro Miguel y Guiomar lograron que su mayor colaborador sea El Negro Felipe quien también estaba empeñado en imponer el imperio de la justicia en un mundo donde hubiera cabida para negros, blancos e indios. El Negro Felipe siendo niño, fue sacado de África en un barco negrero que lo llevo a Europa, luego a Puerto Rico y de allí a Venezuela. En los alrededores del año 1950, muy poca gente lo conocía, pues solo se hablaba de las hazañas del rey Miguel, pero después se supo que a la muerte de este ultimo el Negro Felipe se empeño en continuar defendiendo su causa. El Negro Miguel fue asesinado en Barquisimeto y sus seguidores fueron perseguidos y nuevamente reducidos a la esclavitud. Según el testimonio de  capitán Diego de Ortega, uno de los jefes de la fuerza de El Tocuyo, fue García Paredes el que mató al rey Miguel. También muere El Negro Felipe y su muerte no tuvo resonancia, como lo había tenido en vida, pero las cosas cambiaron al morir, pues se dio el hecho de que su cuerpo desapareció misteriosamente y en torno a él se comenzaron a tejer todo tipo de hazañas increíbles y de cuentos insólitos.
La figura de El Negro Felipe comenzó a tomar una dimensión legendaria y llegó hasta nosotros completando la trilogía conocida como Las Tres Potencias que comparte con la Reina María Lionza y el Cacique Guaicaipuro.
Nos dicen los libros al respecto “Su alma es invocada y El Negro Felipe baja, aconseja, señala derroteros, cura y realiza toda clase de actividades a través de connotados médium y la fama corre en ese dilatado mundo del esoterismo, el espiritismo, la magia y se convierte El Negro Felipe en un adalid del bien, es ese mundo sugestivo y subjetivo…., su Entidad se ha constituido en algo especial, incluso para la brujería, el sortilegio y , porque no decirlo, de mucha superstición. Empero, hay que definir la verdadera frecuencia espiritual en que se mueve esa extraordinaria Entidad que sirve a ricos y pobres, negros y blancos y a seres de las más variada estratificación social con una bondad sin límites….El Negro Felipe es una Entidad activa de proyección y profundidad para realizar trabajos benéficos y por ellos es que su memoria, sus actos y su poder han sido invocados para resolver intrincados problemas, para curación de males perniciosos y también para lograr objetivos que, a simple vista, parecerían difíciles de alcanzar.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada