martes, 19 de abril de 2011

LOS MILAGROS DEL NEGRO ANTONIO, un espíritu de la Corte Malandra.

Photobucket
En el cementerio Municipal de Valencia, en la parcela I4E-I, se encuentra el panteón, montado por los creyentes, de un espíritu llamado El Negro Antonio, quien en vida tenía por nombre Miguel Ángel Barrios.
Nos encontramos en presencia de un espíritu muy milagroso, de quien su pueblo está muy agradecido, por los múltiples favores concedidos. Basta observar en este panteón la cantidad de ofrendas, placas y reconocimientos que tiene El Negro Antonio.
Este Panteón siempre tiene gente, especialmente los fines de semana. Allí las personas fuman su tabaco, su cigarrillo, le colocan sus bebidas predilectas al Negro. El día en que se conmemora su muerte suenan los tambores y cantos en su homenaje ese día va mucha gente. Las colas son interminables. Tanto que ya se habla de ampliar este panteón.
El  Negro Antonio murió al pie de un pequeño árbol chaparro alcornoco, en El Naipe, sector ubicado en Tinaquillo, municipio Falcón del Estado Cojedes, el 19 de Mayo de 1965.
En esos años, era uno de los hombres más buscados por la justicia. Era requerido por el G-2 (Policía del Estado para esa época) y la Digepol (Policía política en esos años). Al Negro Antonio se le acusaba de múltiples robos cometidos en la zona centro occidental del país.
Sobre él se tejía un gran misterio. Se comentaba que era espiritista, que estaba protegido por espíritus que le permitían escaparse fácilmente de la persecución policial.
Los cuerpos policiales sentían impotencia ante Miguel Barrios. No entendían como, a pesar de llegar fuertemente armados, con buen contingente de hombres, eran enfrentados, burlados y derrotados, por este hombre que los enfrentaba tan solo con una pistola 9mm de fabricación Checa. Casi sin darse cuenta el Negro Antonio desaparecía hacia las montañas.
El Negro Antonio era un gran conocedor de las montañas de Carabobo, Cojedes, Guárico, Falcón. Se comentaba que vivía en la Isla de La Culebra.
Era un hombre con gran sensibilidad social. Gran parte de lo que robaba lo repartía entre la gente pobre del barrio. Por eso, la gente del pueblo lo cuidaba y lo escondía.
Se cuenta que El Negro Antonio de unió a la guerrilla, que por aquellos años tenían un frente guerrillero muy fuerte en las montañas de Falcón, donde dominaba las FALN (Fuerzas Armadas de liberación Nacional).
Por eso, no es extraño que Miguel Ángel Barrios haya recibido esa educación ideológica que lo sensibilizara con las injusticias cometidas a campesinos y a la gente pobre del pueblo. Esta fue una de las razones de que fuera buscado por la DIGEPOL, como policía política del Estado.
Fueron ellos los que finalmente le quitaron la vida con cinco proyectiles sobre su cuerpo. Dice la leyenda que lo mataron con una bala de plata pues la de plomo no lo alcanzaba.
El Negro Antonio forma parte de una de las cortes del culto María Lionza, la llamada Corte Malandra. De hecho, en las tiendas de venta de artículos religiosos nos encontramos con imágenes del Negro Antonio, aunque no se parezca a él.
En muchos centro espirituales así como en la montaña de la Reyna María Lionza, allá en Sorte, Quibayo y hasta en Agua Blanco, baja a las materias (médium) esta entidad espiritual.
El Negro se incorpora. Sus palabras y su acento es el de los muchachos de los años sesenta. Siempre pide que se le dé una cerveza, un café, un palo de ron y un cigarrito, el más parecido a Lido, Negro Primero o Continental, cigarros que se vendían con filtro o sin filtro en esos años.
El Negro pronostica, recibe peticiones, orienta a la solución de problemas. Dicen que es muy bueno en la búsqueda de carros robados. Cuando estos aparecen, la gente finalmente se siente agradecida y cumplen con él, dándole gracias por los favores recibidos.
En el Panteón hay un cartel grande con una dedicatoria al Negro Antonio la cual dice textualmente, “Sufrido, maltratado y perseguido por la ley del hombre y por la justicia. Pero tomado en cuenta por la ley de Dios. Nuestro señor te dio el don de ayudar a tanta gente humilde que viene a ti a depositar los problemas. Vienen tristes y afligidos por la vida y has logrado, después de muerto, hacer tantos logros. Esto demuestra a mucha gente que tuviste un gran corazón y que fuiste juzgado, dada la entrega que tienes después de muerto. Sigue elevándote a lo alto porque sigues ayudando a mucha gente por el bien. El te va a oír, rezar el Padre nuestro.”

1 comentario: